Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

El P40 Pro es el nuevo flagship de Huawei. Aunque la gama de terminales “P” está especialmente enfocada a satisfacer las necesidades de los entusiastas de la fotografía, el modelo P30 Pro y ahora el P40 Pro han ido prestando más y más atención a la videografía. De hecho, ya en el Mate 30 Pro, Huawei introdujo un nuevo sensor para la cámara gran angular de 40 Mpx y relación de aspecto 3:2 que permite realizar grabaciones de vídeo de gran calidad.

Este sensor ha sido heredado por el P40 Pro, de modo que el terminal puede presumir de tener una configuración de cámaras excepcional tanto para el súper gran angular, como el gran angular y el tele óptico 5x, donde tenemos un sensor de 12 Mpx con matriz RGGB. Los sensores de 40 Mpx y 50 Mpx son dos de los más grandes del mercado, lo cual se traduce en un mayor tamaño de los fotodiodos y mejores propiedades para capturar la luz.

Jugando con el tiempo

Las distintas habilidades fotográficas que Huawei ha ido incorporando con la renovación anual de su gama P atraían en un primer momento la atención de curiosos y profesionales. No obstante, durante la presentación mundial de la Serie P40 Huawei en marzo, quedaba claro que en habilidades videográficas los nuevos terminales no se quedaban atrás. Tres cámaras del P40 Pro están estabilizadas mediante IA, y la cámara principal gran angular y la periscópica 5x, también ópticamente. Tenemos, además, el modo Pro de grabación de vídeo, que nos permitirá elegir la sensibilidad ISO con la que queremos capturar la acción hasta resoluciones de 4K y 60 fps.

Además de los modos de grabación de vídeo convencionales, Huawei ha introducido varios especiales de captura enfocados fundamentalmente a registrar acciones que transcurren a una velocidad temporal difícilmente apreciable para nuestros ojos.

Hablamos de los modos de captura de vídeo a ultra cámara lenta y el modo time-lapse cinemático.  El primero es el que hace posible que “congelemos” acciones que tienen lugar a una velocidad tan rápida que nuestro ojo no puede captar el movimiento con claridad. El segundo modo es el que permite que “aceleremos” acciones que transcurren con lentitud temporal. Por ejemplo, el movimiento de las estrellas, el movimiento del Sol en un atardecer o la eclosión de una flor, entre otros.

En ambos casos, Huawei pone en nuestras manos herramientas creativas que van más allá de las opciones básicas que encontramos en muchos terminales actuales, incluyendo los de gamas altas. Vamos a verlas.

Congelando el tiempo: cámara lenta y súper lenta

La cámara lenta es una opción que se localiza en el menú MÁS de los modos adicionales que incluye la aplicación Cámara. Cuando la elegimos, la interfaz en pantalla permite configurar aspectos detallados de las tomas, como la resolución, el factor de ralentización o el modo de detección automático de movimiento.

Es importante decir que las capturas a súper cámara lenta se realizan con el sensor ultra gran angular de 40 Mpx. Este es el más optimizado para capturar vídeo. Los modos de zoom son recortes digitales, pero no se cambia a las cámaras 1x ni 5x. Así que lo mejor es quedarnos con el zoom por defecto para conseguir la mejor calidad.

Los aspectos técnicos son notables: la resolución es de 1.980p como máximo para tasas de frames de 120, 240 y 960 fps. Y de 720p para tasas de frames de 1.920 y 7.680 fps. La longitud del vídeo es ilimitada para las tasas de 120 y 240 fps, mientras que para 960 fps se captura medio segundo de acción, para 1.920 fps se captura medio segundo y en 7.680 fps, un octavo de segundo de acción. Esto se traduce en vídeos a cámara lenta a 30 fps de una duración de 32 segundos más una entrada y salida de un segundo aproximadamente a velocidad normal. En el caso del vídeo a 960 frames, para medio segundo, tenemos un vídeo final de 16 segundos más una entrada y salida a velocidad normal.

En el modo de 960 fps, se captura medio segundo, que son 480 frames. Si el vídeo final es de 30 fps, tenemos los 16 segundos mencionados. El factor de “congelación” es de 32x. Para 1.920 fps, se captura medio segundo. Esta vez, tenemos 960 frames capturados y 32 segundos de vídeo “congelado”.  El factor de “congelación” es de 64x.

Para 7.680 fps, lo que hace el P40 Pro es interpolar cuatro frames usando IA, a partir del vídeo capturado a 1.920 fps. Se captura un octavo de segundo de acción, que son 240 frames, y se interpolan para conseguir 960 frames, que vuelven a ser 32 segundos de acción a 30 fps. El factor de “congelación” del tiempo es de 256x. El vídeo de arriba está capturado a 7.680 fps y muestra la combustión de una bengala. El efecto es espectacular.

Puede parecer que 1/8 de segundo es poco tiempo. Tened en cuenta que, si se capturase medio segundo, tendríamos un vídeo final de más de dos minutos (un poco largo, ¿no?). La calidad de la interpolación mediante IA es excepciona, consiguiendo una sensación de movimiento real en la acción.

Cada factor de congelación es óptimo para diferentes situaciones, dependiendo de la acción que estemos registrando. La clave es tener en cuenta la duración del momento que queremos congelar. Por ejemplo, un salto de un patinador será mejor congelarlo con la opción que captura 1 segundo. Para capturar, por ejemplo, la combustión de una bengala, con el modo de 7.680 fps es perfecto.

Para facilitar la elección del momento óptimo de captura, el terminal integra un detector de movimiento, que es el que activa la captura de la secuencia. Podemos, no obstante, desactivarlo para ser nosotros los que elijamos el momento de captura. En el modo Ultra slow motion hay que afinar, eso sí.

Acelerando el tiempo: time-lapse cinemático

Para acciones que transcurren lentamente, el Huawei P40 Pro cuenta con la opción de time-lapse cinemático. Es una funcionalidad que está presente en muchos terminales, pero Huawei añade opciones muy interesantes para personalizar la forma de capturar las escenas. Hablamos, por ejemplo, de capturar el movimiento de las personas, o de acciones que transcurran en un periodo de tiempo no observable. ¿Ejemplos? La combustión de una varita de incienso, la floración de una planta, el ocaso del sol, el movimiento de las estrellas…

Este ejemplo está capturado con el P40 Pro, e ilustra perfectamente el efecto que se quiere conseguir con esta funcionalidad.

 

Como en el caso de la cámara lenta, la opción está en el menú MÁS de la app de la cámara. La lente preferida para capturar este movimiento será la súper gran angular, con un sensor de gran tamaño RGGB de 40 Mpx, con resolución de hasta 4K y con posibilidad de configurar la ISO hasta 51.200. Así, es factible grabar escenas nocturnas como las del movimiento de los cuerpos celestes.

Podemos dejar la cámara en modo automático o ajustar parámetros como la sensibilidad ISO o el balance de blancos de manera manual. También podemos ajustar el factor de aceleración del tiempo, con valores de hasta 1.800x.

Precisamente, este vídeo está capturado a razón de un frame cada minuto.  Son 44 segundos, por lo que tenemos 22 horas de acción. Así, podemos ver el movimiento de las plantas. El poto en segundo plano busca la luz, mientras que las lentejas germinadas crecen y se mueven también.

La forma en la que se capturan los time-lapses es haciendo una foto cada cierto periodo de tiempo, a intervalos que serán más o menos prolongados dependiendo de cuánto queramos acelerar la acción.

El siguiente vídeo está grabado con un factor de aceleración de 90x, capturando un frame cada 3 segundos. Está configurado con ISO 400 y velocidad de exposición de 1/30 segundos. La acción dura una media hora y el vídeo resultante es de 17 segundos. La resolución es 4K. En este ejemplo, vemos cómo se consumen cuatro inciensos, a modo de singular competición.

El vídeo resultante será de 30 fps, por lo que cada 30 frames capturados a intervalos se creará un segundo de vídeo acelerado. Por ejemplo, si capturamos un frame cada minuto, en 30 minutos habremos capturado un segundo de vídeo acelerado. En una hora, tendremos dos segundos; y en un día, 48 segundos de vídeo acelerado.

Si capturamos un frame cada cuatro segundos, tendremos que en 120 segundos de acción habremos grabado un segundo de vídeo. En una hora, habremos capturado 30 segundos de vídeo y, en un día, tendremos 720 segundos de vídeo, que son 12 minutos.

La elección del intervalo de captura no siempre es fácil, pero, en el caso de la app del Huawei P40 Pro, con cada opción de intervalo de captura tendremos una recomendación para el tipo de escena que es conveniente capturar. Así, en el modo 150x, se captura un frame cada 4 segundos, y es indicado para grabar, por ejemplo, una puesta de sol.

La app del P40 Pro permite, también, definir un tiempo de grabación máximo. Puede ser indeterminado, dependiendo de nosotros poner fin a la grabación, o usando un temporizador.

Para calcular los intervalos de captura, podemos usar una calculadora como la de PhotoPills. Sabiendo la duración deseada del vídeo final y la del evento que queremos capturar, será factible hacernos una idea aproximada del intervalo de captura de fotogramas.

El tiempo en nuestras manos

Con estas dos completas e interesantes opciones, podremos jugar con el tiempo de un modo muy visual y didáctico. Ya sea para nosotros o para los nuestros, ver a cámara rápida y a cámara lenta eventos que, de otro modo, pasarían desapercibidos en sus detalles, es una posibilidad artística y didáctica de gran valor.

Además, la calidad es notable. Especialmente en el caso del time-lapse cinemático a 4K. Aunque grabar en Full HD a 1.920 fps es también una buena noticia.

Fotos | Huawei